Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

"TIEMPO EN LA HABANA. CUBA"
Pronóstico de Tutiempo.net

Main Slider

Víspera de San Lázaro en La Habana Babalu Ayé.


Hoy día 16, víspera de San Lázaro, y ya la ciudad se vuelca a saludar al Santo, a pagar sus promesas o a ofrecerlas. Entrada la tarde, sobre las 5:00 más o menos, el flujo de peregrinos hacia el santuario de El Rincón, en Santiago de las Vegas, era todavía un hecho modesto. Sólo quienes sabían de las profundas raíces del culto a Lázaro en Cuba, podían adivinar que en cuestión de unas pocas horas prácticamente La Habana entera avanzaría en noctámbula procesión hasta abarrotar, como siempre sucede a partir de la madrugada y durante todo el día 17, un templo que bien pudiera figurar entre los símbolos sagrados de esta nación.
Disculpando lo grosero de la equivalencia, en Cuba no se ven movimientos tan masivos de personas salvo en los carnavales (en cualquier ciudad que fueren) o en las concentraciones políticas. Por supuesto, esta de los días previos al 17 tiene la singularidad de responder exclusivamente a motivaciones religiosas, a razones de fe. Y es significativamente sobrecogedor, emocionante, conmovedor… ver transitar cientos y cientos de personas, a un ritmo que se incrementa casi por minuto, hacia un rumbo que todos conocemos, pero que cada quien busca en virtud de un fin exclusivo, personal, íntimo. Es un momento en el que se borran las diferencias, se supera cualquier vergüenza, y se avanza por encima del cansancio, sobreponiendo la ruina espiritual o física que pueda haber asolado las más modestas o encumbradas existencias. Podría pensarse que con los avances de la educación, con el obvio nivel de alfabetización de los cubanos, fenómenos como este deberían irse desdibujando, diluyendo o, en última instancia, ir quedando reducido a las generaciones más viejas. Error total; de hecho, hubiera sido muy interesante establecer un control estadístico sobre la presencia de jóvenes, e incluso de niños, en este acontecimiento. No obstante, sin datos precisos sino más bien “a ojo de buen cubero”, con la cantidad vista allí en toda la noche, no cabe duda alguna sobre la continuidad futura de un culto que ha sobrevivido a todo tipo de censuras, desde las religiosas puristas, hasta la de los intolerantes dogmas seudomarxistas de los años 70 y 80. Y es que la trasmisión del culto a través de la familia es un proceso demasiado fuerte, al punto de que aún cuando en algún momento del pasado hubiera tenido que hacerse a escondidas, se afianzaría igual en la espiritualidad de todos los miembros del clan, incluso de aquellos que aparentemente manifestaran lo contrario.Volviendo al camino que conduce a “El Rincón”, no faltaron los pagadores de promesas que, si bien me parece frívolo el calificativo, no puedo dejar de catalogar como “espectaculares”. Ah, pero es un espectáculo que puede llegar a ser ¿terrible?, ¿angustioso?… Bueno, sólo en la medida de lo exigente que puede resultar para cualquier ser humano: no importa si se es joven o viejo, flaco o gordo, débil o fuerte, el cuerpo será castigado con fatigas innombrables, acaso de este modo funcione un proceso de purga que recupera la pureza espiritual, un bien tan preciado y al mismo tiempo tan escurridizo. Las ofrendas más frecuentes entre estos “devotos extremos” es la de avanzar grandes distancias lo mismo a gatas, que de rodillas, que arrastrándose… Ya de regreso, con la cámara descargada por completo, pude ver a un anciano muy delgado que avanzaba rodando su propio cuerpo en posición transversal a la vía. En cualquiera de estos casos es frecuente la costumbre de hacerse acompañar por familiares, amigos, o algún guía religioso (de extracción popular) que avanza delante limpiando el camino con hojas de palma o algún otro elemento vegetal.Claro, hubiera sido interesante saber las historias de estos seres a todas luces atormentados, Pero aquí confieso mi incapacidad periodística para llegar a tanto, incapacidad relativa que, en el fondo, no es más que un respeto profundo hacia la pena ajena, un dejo de piedad y solidaridad que no puedo ni quiero vencer, un pudor profundo que me hace dudar sobre lo justo de reproducir las vicisitudes de aquellos prójimos como atracciones de feria. Ya tomar fotos fue bastante, revolver quebrantos y dolores hubiese sido demasiado.Por fin el Templo, y allí, al frente, el Altar Mayor, con su San Lázaro Obispo de Marsella, tocado con la mitra y portando un cayado en la diestra. Sin embargo, a pesar de ser la figura principal del santuario, no van hacia él los peregrinos, al menos no en su inmensa mayoría. El verdadero fin de tantas procesiones tiene lugar en la nave del extremo izquierdo, ante un Lázaro más sencillo y cercano, en actitud beata, guardado tras una vidriera y vestido íntegramente de morado. Es esta la imagen que recibe todo tipo de ofrendas y pagos de promesas, es con este Lázaro con quien se identifican todos. Ante una pregunta nuestra uno de los curas nos explicó que ambas efigies “son el mismo Lázaro, el de Betania, persona que existió y que se conoce fue amigo de Jesús. El otro, el de los perros, es un personaje de una parábola, pero no existe prueba alguna para afirmar que son la misma persona”. Sin embargo, decimos nosotros, es al Lázaro de las muletas y los perros, al Lázaro llagado y mendicante, al que se venera multitudinariamente en Cuba, por encima de cualquier tradición o doctrina teológica. En realidad a los devotos no parece importarles si es uno u otro, estoy casi seguro que no muchos conocen la diferencia, y la posibilidad de que cada Lázaro haya sido una persona distinta. Lo cierto para todos ellos es su bondad, y su poder, que sin milagros acaso su día no sería una fecha tan esperada.Por cierto, y para terminar, el Cardenal Jaime Ortega conducirá la Misa de este 17 a las 10:00 a.m.; habrá que ver si se puede llegar. Esta noche, de regreso ya como a las 11:00 p.m., comenzaba a hacerse poco transitable aquel camino dada la cantidad de gente (a pie, porque están prohibidas, y con razón, hasta las bicicletas). Dejo dicho, además, que durante un buen tramo de la avenida de Rancho Boyeros fui viendo grupos notables de personas. Una buena parte de todo ese personal amanece en vela en los alrededores del templo. Ofrendas, promesas, pasiones, milagros, ingredientes de una de las celebraciones religiosas más importantes de Cuba: el día de San Lázaro..

Sports